¿Quieres hacer una observación al Plan estratégico Madrid Recupera?   
Llama GRATIS 010
Home / Plan de Actuación / Movilidad / Eje Norte-Sur: Paseos del Prado, de Recoletos y de la Castellana

Eje Norte-Sur: Paseos del Prado, de Recoletos y de la Castellana

Esta actuación resultaría clave para inducir un cambio en la cultura de la movilidad en Madrid y podría servir de base a una futura reorganización de la movilidad en toda la Almendra Central. El eje que conforman los paseos del Prado, Recoletos y Castellana, constituye una oportunidad única para efectuar una actuación contundente, que permita cambiar definitivamente la filosofía de la movilidad en nuestra ciudad.

Por un lado, tiene una anchura en todo su recorrido en torno a los 100 metros entre alineaciones, lo que permite una sección en la que tengan una presencia cómoda todos los modos de trasporte: automóvil, transporte público (con posibilidad de disfrutar de una plataforma reservada), peatones y bicicletas. Como espacio público central de la ciudad, es una vía estructurante de máximo orden para  los itinerarios peatonales y ciclistas de medio y largo recorrido.

Actualmente la sección está diseñada casi con excesivo espacio para el automóvil privado tanto en vías centrales como en las laterales de acceso a las edificaciones. Los autobuses cuentan con tramos de uso exclusivo en la mayor parte de los tramos, las bicicletas tienen vías de convivencia con el tráfico, de velocidad limitada a 30 kms/hora, pero esta propuesta es claramente insuficiente y la amplia sección de este paseo permite soluciones más ambiciosas. Los peatones, carecen de continuidad en los bulevares centrales y disponen de aceras pequeñas en buena parte de los laterales del paseo.

Este eje cuenta con una gran concentración de usos y actividades urbanas de alto valor añadido, desde los museos de importancia internacional concentrados en su tramo sur, hasta instituciones como la Biblioteca Nacional, el Ministerio de Hacienda o el Estadio Santiago Bernabeu. Se trata pues de uno de los principales ejes estructurantes de la ciudad, por lo que un cambio en el concepto de movilidad a lo largo del mismo, tendría una relevancia máxima en la transformación de los hábitos, las rutinas y mentalidades de los madrileños en línea con los objetivos del Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático.

Las medidas que se proponen tienen por objeto mejorar la funcionalidad peatonal, ciclista y del transporte público a todo lo largo del eje. La estrategia para implementarlas debería ser gradual y progresiva, dado el alto volumen de conductores que utilizan a diario este eje como vía de paso. De cualquier forma, el eje Norte-Sur presenta unas condiciones espaciales para el establecimiento de nuevos esquemas funcionales que mejoren la eficiencia del transporte público y para conformar una pieza clave en la movilidad ciclista de la ciudad.

 

Paseo de la Castellana